Cada vez más hogares optan por la instalación de paneles solares para producir su propia energía y de esta forma ahorrar en la factura convencional de luz además de beneficiar al planeta con una energía totalmente limpia. Pero, ¿sabes cómo funcionan las placas solares y qué elementos forman una instalación fotovoltaica? Quédate en nuestro blog y conoce en profundidad la energía que revoluciona el planeta.

Como ya sabes se está fomentando en nuestro país y en toda Europa la energía solar fotovoltaica, el número de consumidores que han decidido pasarse al autoconsumo ha aumentado notablemente. Los factores son muchos, continuas subidas de la energía convencional, una nueva legislación que impulsa el autoconsumo, además de la necesidad de cambio que nos pide el planeta. Hoy queremos, que conozcas cómo funcionan las placas solares, que elementos forman una instalación fotovoltaica y como podemos calcular su potencia.

¿Qué son las placas solares? ¿Y cuál es su historia?

Las placas solares o módulos fotovoltaicos son dispositivos diseñados para transformar la energía del sol en energía eléctrica. En concreto, cada placa solar está formada de diversas células fotovoltaicas, y es en ellas donde incide la luz solar para poder producir electricidad.

La primera célula solar  se construyó en 1883 por parte del inventor norteamericano Charles Fritts, no obstante el efecto fotovoltaico fue reconocido por primera vez el año 1839 por el físico francés Alexandre Edmond Becquerel.

Se considera que la era moderna de la tecnología solar llega en 1954 de la mano de los Laboratorios Bell, en el momento que se descubre que los semiconductores de silicio dopados con ciertas impurezas eran muy sensibles a la luz. Gracias a este descubrimiento se fabrica la primera célula solar comercial, la cual contaba con una conversión de la energía solar de aproximadamente el 6%.

¿Qué elementos forman una instalación solar fotovoltaica?

El elemento central de cualquier instalación fotovoltaica son las placas solares, pero debemos contar que para poder utilizar energía producida necesitamos una serie de elementos que harán posible su conversión para que sea apta para el consumo.

En primer lugar, debemos destacar el papel del inversor solar, elemento encargado de convertir la corriente continua en alterna. El contador bidireccional es el elemento encargado de registrar tanto la energía que consumimos de la red convencional como la que inyectamos. Este contador es imprescindible cuando queremos optar a la compensación de excedentes por parte de nuestra comercializadora.

No podemos olvidar la existencia y el papel tan importante que juegan las estructuras que anclan la instalación fotovoltaica. Es vital para una instalación fotovoltaica que los paneles solares estén correctamente anclados y con una orientación óptima para poder obtener un rendimiento máximo. Otro elemento que nos encontramos es el cableado eléctrico, el cual sirve para conectar la producción de energía a su uso final.

En último lugar, si nuestra instalación cuenta con batería debemos saber que es un elemento a tener en cuenta cuando necesitamos energía solar y nuestra instalación no está produciendo, ya que son las encargadas de guardar la energía producida y liberarla en el momento oportuno. Este  componente es prescindible.

¿Cómo funcionan las placas solares?

El funcionamiento de las placas o módulos solares reside en las células solares fotovoltaicas. Existen ciertos materiales, como el silicio, que generan corriente eléctrica cuando reciben radiación solar.

Las placas están compuestas por células fotovoltaicas que, a su turno, son capas de silicio dopadas con fósforo y boro, y gracias a la radiación solar que reciben, consiguen generar una carga eléctrica que se tiene que ajustar al voltaje de un sistema de corriente continua utilizable. Es el inversor el encargado de transformar esta energía en corriente alterna, consiguiendo que la energía que producen las placas sea apta para hacer funcionar los aparatos y electrodomésticos que utilizamos en nuestro día a día.

Si bien el voltaje proporcionado por las células es bastante regular, la corriente suministrada depende de la intensidad de la luz que reciben. Por este motivo es necesario remarcar la importancia de la potencia de la luz que reciben las placas.

Cómo calcular la potencia de una placa solar

La medida que se emplea para calcular la potencia de los paneles son los vatios pico (Wp). La corriente que generan nuestras placas es bastante variable, ya que entran en juego diferentes factores como momento del día en el que nos encontramos y de la época del año, puesto que la cantidad de luz solar que captan nuestros módulos fotovoltaicos variará. Por esta razón se emplea la medida de potencia pico, puesto que determina el rendimiento de los paneles considerando una radiación y temperatura solar estándar.

Tomando esta medida se decidirán la cantidad de placas solares que debe tener una instalación para poder abastecer al usuario de la energía eléctrica que necesita. Para decidir la medida y el rendimiento de una instalación también se deberá tener en cuenta la ubicación geográfica, la orientación que deberán tener las placas y el ángulo del tejado en el que se instalarán.

En Lidera Energía invertimos en ti

Nuestro equipo, con más de 10 años en el sector te propondrá las soluciones que mejor se adapten a tus necesidades energéticas; proporcionándote un asesoramiento completo y gratuito, una oferta energética a medida y por supuesto las tarifas que mejor se adapten a tu política de consumo.

Creemos en el trabajo cercano, profesional y comprometido con el medioambiente. Para ello, innovamos cada día generando soluciones energéticas adaptadas a las personas, los hogares y las empresas. Cámbiate a Lidera Energía y empieza ahorrar con energía solar.